‘LO IMPOSIBLE’ CAUSA DECENAS DE DESMAYOS DURANTE SU PROYECCIÓN

Lo imposible es no marearse”, asegura una madre mareada después de abandonar la sala de cine donde se proyectaba la película Lo imposible, que ha arrasado en taquilla durante el fin de semana. Vómitos, desmayos e incluso convulsiones se han reproducido por toda la geografía española desde su estreno el pasado jueves, teniendo que interrumpirse el pase de la cinta ante el revuelo de centenares de espectadores.

“Mi marido empezó a tener espasmos y se levantó para ir al baño, cuando llegó a las escaleras tuvo que agarrarse a una butaca porque estaba a punto de perder el conocimiento y acabó desplomándose en el suelo”, relata Carmen de Barcelona. Acabaron en una ambulancia yendo a Viladecans donde le trasladaron a un centro hospitalario. Allí le diagnosticaron una lipotimia aunque la doctora que lo atendió, al enterarse de los síntomas, exclamó: “Otro que viene del tsunami de las narices”.

Los casos se han ido repitiendo por todo el país. En Ourense efectivos del 061 tuvieron que atender el vienes noche a un espectador que perdió el conocimiento durante la película. Igualmente en San Sebastián se produjeron mareos y desmayos durante la premiere del largometraje. En Fuengirola, la noche del sábado otro hombre necesitó una ambulancia al sufrir un ataque de pánico, así como en Madrid se han contabilizado más de una docena de casos de personas desvanecidas o con crisis de ansiedad.

Felisa, de Aguilar de Campoo (Palencia), también vivió de cerca una situación similar: “empezaron a gritar: ¡un médico! porque una señora se había desmayado y se la tuvieron que llevan en ambulancia”. Elena de Madrid narra cómo dos chicas jóvenes que estaban sentadas delante le empezaron a solicitar ayuda porque una de ellas “se quedó como ida y no respondía ni a lo que le preguntábamos, y al salir de la sala empezó a convulsionar la cabeza y se la llevaron al hospital”. Y así, decenas de casos en Mataró, Badalona, Tenerife, Jaen, Bilbao, Valladolid o Valencia entre otras ciudades.

En las redes sociales ya hay incluso foros que ponen en común los efectos de Lo imposible sobre los espectadores. Uno de los internautas aseguraba que “me daban calores y ganas de vomitar, y a los demás de la sala igual”. Un operador de los Cinesa Los Barrios en Cádiz también confirmaba que diversas personas tuvieron que abandonar la sala para salir a vomitar, mientras que otro espectador de Santander confirmaba que tuvo que abandonar la sala por una “especie de lipotimia”.

Teorías para todos los gustos

Un defecto en la copia distribuida por la productora que se proyecta en formato digital; un uso de fotogramas superior al estándar; los cambios de planos en movimiento constante; la combinación de colores y sonidos; los impactos de luz e incluso una posible inserción de imágenes subliminales son algunas de las teorías que se manejan, aunque ninguna de ellas es concluyente.

Laura Rojas Marcos, psicóloga clínica, asegura que la causa “más probable” tiene que ver con el estado anímico de los afectados. “Todas estas personas pueden estar sufriendo una somatización provocada por la angustia de algunas escenas”, asegura la experta, “ya que se puede crear un efecto de estrés post-traumático a nivel auditivo y visual”. El efecto se ve incrementado por una “sobre empatía” al estar sensorialmente concentrados en lo que sucede en la gran pantalla.

Rojas Marcos recomienda a las personas que vayan a ver ésta o cualquier otra película, que “ante el mínimo malestar abandonen la sala”, porque los efectos de un impacto emocional similar puede durar durante días “alterando incluso al sueño”

Fuente: lavanguardia.com

Pixelon 3D Animation Studios
info@pixelon.es
www.pixelon.es

Anuncios